Inicio/Registro
Your search results

Me follé a mi cuñado

Publicado por admin en noviembre 26, 2017
| 0

Mi nombre es Carolina y tengo 27 años y desde hace un par de años estoy casada con el dueño de una empresa muy importante en Valencia, la cual se dedica a los bienes raíces, y mi misión es la de ser la secretaría de dicha empresa.

No voy a negar que mi esposo me trata muy bien, pero en muchas ocasiones no me da el sexo que yo necesitó, ya que un culo grande como el mío hay que aprovecharlo al máximo, me doy cuenta como me miran todos sus empleados, desean ponerme a cuatro patas  y follarme toda noche.

Las semanas pasaban y yo esperaba a que mi esposo pudiera follarme al menos una de las noches que no llegaba tarde a casa, en muchas ocasiones pensé que tenía a una amante y que se la follaba en las juntas que él me decía que tenía, pero yo al trabajar en la misma empresa sabía que todo era muy cierto.

Fue durante el mes de diciembre cuando el hermano de mi marido, Iván, regresó de un largo viaje de 5 años por Holanda, así que no tenía en donde dormir y pidió el favor si podía hacerlo por una par de semanas en nuestra casa para tomar un respiro y tratar de conseguir un empleo y un apartamento en donde quedarse.

Al principio pensé que sería buena idea, tras ello volví a recordar que mi marido no me follaba desde hace mucho y con el chico metido en casa sería totalmente imposible, así que quise jugar un juego del que no me arrepentiré nunca.

Fue así como durante las mañanas Iván se quedaba en el sofá viendo al televisor fijamente, así que decidí que seducirlo para ver si realmente mi culo atraía aún a los hombres, al principio no pensaba en liarme con el chico, ya que era un poco más joven que yo y además era el hermano menor de mi esposo.

De esa manera en esa mañana me puse un short corto de los que se utilizan para ir al gimnasio, un top bastante ajustado y además no llevaba sujetador  para que mis tetas se pudieron marcar lo suficiente para excitar a cualquier chico.

Fui e inicie a recoger algunas cosas que estaban tiradas y le puse el culo grande prácticamente en la cara y al girarme a verlo tenía la cara totalmente impresionada de ver a una mujer tan buena frente a sus narices y sin ni siquiera poder hacer algo.

Le pregunte si le gustaba lo que miraba a lo que él respondió que claro que era una mujer muy atractiva, pero que no podía verme de otra forma, ya que era la esposa de su hermano y que además lo habíamos acogido en casa para poder pasar unas semanas mientras buscaba un apartamento y un trabajo con el cual pudiera mantenerse.

Fue así como yo le dije que si íbamos a ser familia había que conocerse un poco más, así que mientras le decía eso me le quede viendo a su polla, la cual conforme los segundos transcurrían se hacía mucho más grande.

Le pregunte si me dejaba ver que era lo que estaba creciendo debajo de su pantalón ya que me preocupaba mucho que estuviera mal, mientras decía eso me reía a más no poder, a lo que el no dijo nada, pero con una miraba me decía no lo esperes más y hazlo.

Mujer casada de Valencia se folla a su cuñado

Entonces fue cuando me acerque y desabroche su pantalón para tocar su polla que para ese momento era un trozo de metal duro y muy grueso, empecé a masturbarlo de una forma muy salvaje hasta que inició a gemir el chico.

De a poco iba acercando mi boca hasta la polla del chico hasta que inicie a mamarle el pene hasta lo más profundo de mi garganta para que disfrutará, y además yo saber de nuevo que era tener una polla dentro de mi lengua.

Iván entonces tomó algo de confianza e inició a acaricarlo el culo y besarme las tetas, antes de eso me arrancó el top de una manera muy salvaje y lo tiró por un lado. Le susurré al oído si quería follarme en la habitación y no dijo nada, solamente me tomó de la mano y subimos las gradas mientras nos besábamos apasionadamente.

Cuando estábamos arriba el chico me dio el mejor sexo oral que jamás en la vida había tenido, mi coño estaba tan mojado que disfrutaba cada vez que Iván sustraía mis jugos vaginales de una forma que nunca había sentido.

Se puso sobre mi con la polla muy dura y me penetró tan duro que el primer gemido que tuve fue de desesperación y también de volver a sentir un pene dentro de mi coño, ya que hace más de 7 meses que no follaba con alguien.

Puso mis piernas sobre sus hombros, me follaba muy duro alternando con embestidas suaves, tras ello me monté en su polla y cabalgue como una loca, lo hice tan duro que gemía sin importar que mis vecinos me escucharán o que mi esposo entrará a la habitación en ese momento.

Iván me confesó que iba a correrse y al no tener condón, me puse en cuatro y le pedí que me follará por el culo, el chico con esa tremenda polla fue atravesando mi trasero de una forma dura y salvaje hasta que el dolor se fue convirtiendo en placer, me daba tan fuerte que me sentía en el cielo de puro placer, tuve un orgasmo anal antes que se corriera dentro de mí. Finalmente tiró toda su corrida en mi culo grande y terminamos tendidos en la cama por un buen momento antes que fuera a trabajar.

Tras ello confieso que me he follado a Iván como 4 veces más y no quiero que se vaya de casa, ya que ahora es mi polla favorita de mi hogar.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.